Universidad Centroccidental
Lisandro Alvarado



EL CENTRO EXPERIMENTAL DE ESTUDIOS SUPERIORES

Durante sesenta años consecutivos, 1902 a 1962, quedaron interrumpidos las tareas de Educación Superior en la región. A lo largo de estas seis décadas la voz de la provincia por órgano de sus profesionales, estudiantes, intelectuales, periodistas y organismos representativos, se hizo sentir en justa demanda de la reinstalación de los estudios a nivel universitario.

Respuesta a tan categórico pedimento está contenida en el Decreto Ejecutivo No. 845 de fecha 22 de septiembre de 1962, que dispuso la creación del Centro Experimental de Estudios Superiores (CEDES). La justicia y la historia reconocen al Presidente Rómulo Betancourt, como el progresista Magistrado que llevó a cabo tan reparadora y justiciera iniciativa, para oír y atender la voz de la provincia ansiosa de superación.
El Centro Experimental de Estudios Superiores fue creado con el propósito de ensayar en ambiente adecuado -marco geográfico y humano de la región centro occidental- una nueva concepción universitaria, que destaca como características: su directa vinculación a la comunidad, su disposición para el estudio de problemas en función de necesidades reales, conforme a la demanda y requerimientos sociales y a la circunstancia de orientar su acción institucional y académica a la formación de recursos humanos a varios niveles, y servir como instrumento de¡ desarrollo científico, cultura¡ y técnico del país y de la región.
Si se le considera como instrumento del desarrollo, lo es en un doble sentido: en cuanto proporciona las bases científicas y técnicas para el crecimiento económico y social de la región y en cuanto pueda realizar la crítica conceptuosa y la orientación humanista de la sociedad. El desarrollo no es solamente la capacidad de ingreso per cápita, sino la ascensión humana de que habla el venerable Padre Lebret.
Dentro de estos objetivos el Instituto se expandió en forma coherente, armónica y planificada, en condiciones de seriedad docente, exigencia académica y definido nivel universitario. De su inicial unidad académica, el Ciclo de Ciencias Fundamentales y en su etapa de dinámico desarrollo, llegó a tener cuatro escuelas profesionales: Medicina, Agronomía, Veterinaria y Administración.
Esas cinco unidades académicas fueron organizadas bajo la concepción experimental o de ensayo pedagógico, con adecuado planteamiento del trabajo escolar, con sistema de máxima economía de recursos humanos y financieros mediante la incorporación de las estructuras departamentales, que proporcionan unidad universitaria, coordinación y permanente evaluación integral. A esto se agrega su escolaridad intensiva, su norma de promoción ajustada al propósito de formar profesionales aptos y capaces para la prestación de buen servicio profesional y técnico, en virtud de la exigencia de aptitud y eficiencia en alto nivel.
Estas normas que se aplicaron sin ninguna excepción, le dieron al CEDES prestigio y nombradía, como institución que incorporó definitivamente a sus estructuras los criterios que conforman una auténtica y consciente necesidad de la exigencia de eficacia y seriedad académicas en todos los niveles.

En el CEDES, el proceso enseñanza-aprendizaje se planificó fundamentalmente sobre las siguientes bases:
a. Establecidos un Ciclo de Ciencias Fundamentales, inexistente en las universidades de los sistemas autónomos, cuyas finalidades son: capacitar a los alumnos para los estudios de nivel profesional y realizar adecuada selección. Este ciclo de habilitación, de recuperación, selectivo, fue planificado en dos semanas.
b. Dedicación a tiempo integral de profesores y alumnos a la tarea educativa.
c. Régimen semestral.
d. Objetivos fundamentales cualitativos, con base a la actitud activa del alumno durante el lapso escolar.
e. Nuevo sistema de promociones que hace prácticamente incidentes los repitentes crónicos. Se repite una sola vez.
f. Cupo limitado, sólo se ofrece un número de plazas para que los alumnos dispongan cabalmente de las condiciones físicas y funcionales indispensable para el aprendizaje.
g. Adaptación conceptual de la enseñanza a las circunstancias culturales e históricas actuales en nuestro ámbito humano y sus previsibles transformaciones.
El CEDES operó con base a los departamentos. El mismo suministraba cursos a las diferentes escuelas y rendía tareas en otros aspectos, donde la función del instituto o las necesidades de la comunidad así lo requirieran; es de extensión universitaria y cubre todos los niveles que lo precisen. Se centralizan e integran los recursos, se obtiene uniformidad de criterio administrativo y se evitan dispendiosas repeticiones de estructuras.
El Departamento tiene como tarea esencial, a función del auto-análisis, que sobre la base de estricta actitud crítica es permanente evaluación de conceptos, estructuras, planes de estudio, programas, normas y métodos para llevar a cabo las modificaciones aconsejables. Estos criterios se aplicaron mediante la constante puesta al día de técnicas y metodologías de la más comprobada eficacia.
El Decreto Nº 890 de fecha 7 de noviembre de 1967, por medio del cual el Ejecutivo Nacional creó la Universidad de la Región Centro Occidental, establece en su artículo 5, “la continuidad de las actividades docentes y administrativas que correspondían al Centro Experimental de Estudios Superiores”. Tiene su base esta previsión, en el propósito específico de incorporar a la nueva institución, el importante ensayo de renovación de modernas concepciones de docencia superior que venía desarrollando el referido Centro en los campos de las Ciencias Agronómicas, Ciencias Administrativas, en lo atinente, tanto a la sistematización técnica de planes y programas de estudio, como a la formación de los profesionales requeridos para promover el desarrollo de la región y del país.
No podía ser otro el criterio en materia de tan alta significación adoptase el Ejecutivo Nacional y, en consecuencia, optó sabiamente por reconocer la continuidad de las bases conceptuales y del cuerpo de adecuada doctrina institucional que caracterizaban al CEDES, para crear esta nueva universidad, concebida a tono con las necesidades del país, instrumentada con eficaces estructuras dinámicas y flexibles, apta para la prestación de servicio profesional y técnico a la comunidad y suficientemente imbuida a los requerimientos actuales para impulsar la investigación científica y la promoción de la cultura en forma sistemática y continua. Una universidad que contenga la universalidad del arte, la tecnología y la ciencia y que funcione como instrumento eficaz para el desarrollo integral de la nación y el espacio polarizado en la región.
Con satisfacción indescriptible se recibió el auspicioso anuncio de creación de la Universidad de la Región Centro Occidental, con lo cual se atendió una sentida aspiración colectiva, demandada por el creciente proceso de desarrollo económico y social de la región , así como por la necesidad de disponer de una institución de educación superior destinada a formar en cantidad y calidad convenientes, los recursos humanos en el campo de la ciencia y de la tecnología que reclamaba el progreso creciente del país.
Las bases doctrinarias que sirven de fundamento a esta universidad, la conciben como empresa de prestación de servicio profesional y técnico a la comunidad, con lo cual se elimina la anticuada e inoperante idea de la universidad cerrada, impermeable al ambiente y al tiempo. Esta Universidad surgió con objetivos muy bien definidos, con sólido contenido conceptual y con estructuras proyectadas dentro de la comunidad regional y nacional, como eficaz instrumento de la promoción humana y del cambio social. Esto es, la universidad adaptada al dramático reclamo de los tiempos, que funcione con eficacia y calidad, para atender las elevadas tareas de crecer y difundir los conocimientos y para responder adecuadamente al resto que significan las apremiantes exigencias de nuestra sociedad en dinámica etapa de desarrollo.
También se concibe esta Universidad para hacer factible el ensayo sistemático de nuevos métodos y procedimientos de docencia superior, lo cual le asigna específica investigación en el campo educativo, que resulta de mucha importancia, porque concurre no sólo al esclarecimiento de los postulados de la ciencia pedagógica, sino, igualmente, al planteamiento y explicaciones de las cuestiones educativas de mayor relevancia en el proceso educativo.
Junto a los criterios que deben regular la planificación curricular, ha de existir un idóneo empeño por adoptar un sistema científico de evaluación integral y continuo. Se ha difundido mucho que localidad del programa de enseñanza depende de la efectividad de la organización y administración del sistema docente. El empleo adecuado de la metodología multidisciplinaria de la planificación prestará su concurso para compatibilizar objetivos con necesidades y los recursos humanos institucionales y de uso más eficiencia en la actividad académica.
En armonía con la doctrina universitaria que le sirve de base, el carácter regional proporciona la integración de un área de unidad geográfica, económica y social, dentro de una unidad universitaria. Esto permite que la universidad ejerza su influencia determinante en lo que se refiere a los cambios de mentalidad, de actitud frene a los fenómenos del cambio social y a la elevación de la cultura. Es indispensable que la universidad participe en los organismos de planificación y coordinación y que intervenga activamente en la elaboración de los planes de desarrollo del país y de a región.

Al respecto, se debe mencionar, que los economistas consideran el desarrollo regional, como un, problema de localización de las actividades económicas y miden la conveniencia de la regionalización del desarrollo en términos de rentabilidad marginal; una política de desarrollo regional es rentable, cuando el costo de regionalización es inferior al beneficio esperado, teniendo en cuenta el costo de la oportunidad de las inversiones.

 

 

MENU