EDITORIAL

EL PROGRAMA DE RADIO

ÍNDICE

 
Principal
Índice
Editorial
El Programa de Radio
Aldemaro Romero
Miembros Honorarios
La Poesía Tanguera a Través del Tiempo
La Vida te da Sorpresas
Las Tres Quisqueyas
Los Mosaicos de La Billo´s
Humor y Curiosidades
Principal
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

ALDEMARO ROMERO, 77 AÑOS BIEN CUMPLIDOS

 

            12 de Marzo día del Tricolor Nacional, alcanza Aldemaro Romero 77 años, al haber nacido ese día de 1928 en la Señorial Ciudad de Valencia. De familia musical, lo iniciaron en ese aprendizaje desde niño. Rafael Aldemaro Romero su padre le inclino en esa disciplina ya que fue un reconocido y respetado músico, ejecutante de la guitarra, compositor y director musical, enseñándole los primeros conocimientos y lecciones de guitarra que a los 10 años el niño dominaba por completo y a los 11 años Aldemaro ya tocaba el piano de oído al igual que la guitarra.

 

La destreza y el talento que demostraba Aldemaro desde su niñez es el producto de la genialidad nata, cuyas facultades le han erigido en el notable músico que es y sin temor a equivocarnos afirmamos que es el mas talentoso y versátil que ha tenido Venezuela en los últimos 60 años; aun siendo un Autodidacta como el mismo se define, reafirma a su vez que “hay algo que no se enseña, ese es el talento”. El talento de Aldemaro Romero esta demostrado en la versatilidad y belleza de su obra musical.

 

Desde que decide dedicarse a la música han transcurrido 6 décadas de un largo musitar entre ondas y notas musicales que le han edificado una figura polémica, querida y admirada por unos y criticada por otros; pero lo que es cierto es que ha llenado paginas en la historia musical venezolana como músico integral: arreglista, compositor, pianista, director, promotor, en fin un talento que esta constantemente creando música, por que nació músico.

 

Debuta siendo Niño: envolverse en el mundo música no se hace esperar y ya a los 10 años el niño Aldemaro, se presentaba con su hermana Rosalía en el programa “La hora infantil” de “La voz de Carabobo”, allí Luis Moro acompañaba a los participantes infantiles en la guitarra, y de quien Aldemaro aprendía de oído las canciones que luego interpretaba en vivo; años después este Luis Moro va a formar parte como saxofonista de la orquesta de Aldemaro Romero.

 

Aquellos años 40: desde 1942 se había instalado con su familia en Caracas y ganado y enamorado de la música Aldemaro decide inscribirse en la “Escuela Superior de Música Caracas”,  donde le hicieron ver que no servia para la música académica; su vena musical le dicta que debe continuar y sigue su aprendizaje recibiendo lecciones de piano del maestro Moisés Moleiro y de teoría y solfeo de Pedro Antonio Ramos. Siendo un adolescente dominaba el piano y la guitarra y así comienza a formar parte de conjuntos, grupos cañoneros y “Vente tu”, y formaba el dúo “Tecla y Capotraste”, con su hermano Rafael. 

 

Su inquieto espíritu y afán de superación le empujan a hacerse profesional, es decir, a vivir de la música; comienza a trabajar en centros nocturnos, iniciándose en el prestigioso Hotel Mayestic, igualmente lo hizo en otros tantos cabarets de la Capital, vivencia que le valió conocer a infinidades de personalidades famosas e importantes que frecuentaban los lugares y es parte de esa vida bohemia y mundana que experimenta Aldemaro Romero, a pesar de su juventud. Incursiona al medio radial actuando en las mas importantes de la capital: Radio Continente, Caracas, Libertador y Tropical, donde como arreglista, pianista y director musical acompañaba a los aficionados y cantantes en los programas musicales. De esa época es su primer éxito internacional el bolero “Me queda el consuelo”, grabado en 1948 y cuyo “respaldo”, es el tema “Florinda, criolla linda”.

 

Las Orquestas: al final de estos años Aldemaro era reconocido como buen pianista y arreglista, fue solicitado por la Orquesta sonora Caracas para sustituir a Chucho Sanoja quien se iba con la Orquesta de Rafael Minaya; dirigió la Orquesta de Radio Caracas y en 1949 estuvo al frente de la Orquesta de Baile “Rafa y Víctor” (Galindo y Pérez) como director y arreglista, para arribar luego a la mas prestigiosa Orquesta para el momento, la de Luis Alfonso Larrain, ingresando como pianista, arreglista y ocasionalmente director.

Fue la década del 40 la etapa de preparación y despegue del músico que estaba por levantar vuelo...

 

Década del 50, internacional: en 1950 funda una Orquesta de baile que fue considerada de avanzada, pero sin la popularidad que tenían la Billos´s Caracas Boy´s  y la de Luis A Larrain, se mantuvo solo hasta 1952 cuando Aldemaro viaja a Nueva York acompañando a Alfredo Sadel, como arreglista al ser contratado el tenor venezolano por la RCA Víctor. En este viaje Aldemaro lleva los arreglos de música venezolana con la intención de grabar allí, teniendo las disqueras sus dudas al respecto, temían por el éxito de sus ventas; el músico no ceso en su intención y logro que Ricardo Espina, director de Radio Caracas adquiriese 500 copias, aceptando la disquera la grabación, naciendo así el “Dinner en Caracas”, éxito internacional por demás, llegando a vender mas de un millón de copias.

 

¡En el Ávila es la cosa!: al regresar del Norte donde alcanzo también satisfacciones como arreglista y director, a finales de la década organiza de nuevo su Orquesta bailable, logrando y manteniendo una buena aceptación sobre todo en los bailes de carnaval realizados en el Hotel Ávila, que Aldemaro amenizaba y al que se invitada con el slogan de ¡En el Ávila es la cosa!, que el mismo Romero creo. Tener una Orquesta permanente no estuvo nunca en los planes de Aldemaro.

 

Los años 60 y 70: fueron años de otras realizaciones, con el despegue de la televisión venezolana demostró lo variado de su actividad artística y como experiencia condujo algunos programas por Venezolana de Televisión y por RCTV con la Orquesta de Concierto que tocaba música popular y académica. En esta etapa de creatividad se dedico a grabar música venezolana e instrumental y participo en la fundación del Circulo Musical iniciativa novedosa que distribuía música a través de suscripciones. En 1969 tuvo un exitoso reconocimiento al encomendársele el arreglo y la música de la película “La Epopeya de Bolívar” que le valió el premio de la paz de los intelectuales soviéticos.

 

La Onda Nueva:  en los albores de los años 70, pone de manifiesto su creatividad como músico y la madurez y plenitud en su erudición musical al crear el ritmo de Onda Nueva, con un nuevo estilo con armonía y melodía distinta pero basado en el ritmo venezolano del joropo. Se realizaron bajo su dirección tres Festivales Internacionales de Onda Nueva entre 1971 y 1973. Nos ha legado Aldemaro Romero composiciones en Onda Nueva que se han popularizado entre el publico venezolano como: “De repente, El Catire, Quinta Anauco, De Conde a Principal, Carretera”.

 

Década 80 y 90: siguen siendo años ricos y prolíficos para Aldemaro Romero en cuanto al empuje, el espíritu, la vocación, y el sentido pedagógico de cómo entiende y concibe la música. En 1979 funda la Orquesta Filarmónica de Caracas e indisolublemente ha de crearse el Conservatorio que se funda en 1981. En un lapso de 6 años la Filarmónica se convertiría en la mejor Orquesta en su genero en Latinoamérica; dos instituciones culturales de incalculable valor que desaparecen a mediados del 80 por sectarismo y ceguera del gobierno de turno. La década del 90 son años de mas sosiego para Aldemaro, pero no por ello menos creativo, dedica estos dos lustros a componer, al asesoramiento musical y empresarial y para no desligarse del medio tiene su programa radial. Uno de los últimos trabajos realizados con gran acogida de los venezolanos fue la CD manía de El Nacional, y tuvo una experiencia interesante al ser senador en el periodo constitucional 1994-99.

 

Nuevo siglo, Nueva Onda: entro Aldemaro al nuevo siglo con un largo camino recorrido lleno de una gama de actividad musical fructífera en las distintas facetas en las que ha incursionado, arreglista y director musical, además de compositor entre las que se encuentran mas de 200 composiciones populares, y nos ha aportado composiciones académicas de gran factura como: “Canto a España, Ave Maria, Oratoria a Bolívar, Fuga con Pajarillo, Gran Pajarillo Aldemaroso”, por citar algunas.

 

Relevante historial el descrito por Aldemaro Romero, desde sus inicios hasta ahora quien como una onda sonora ha vibrado siempre con la misma intensidad y en su versatilidad ha legado a los venezolanos y al mundo musical bellos sonidos en las notas musicales que ondulatoriamente han salido del teclear de su piano y plasmado en el pentagrama para el deleite y reconocimiento de sus composiciones populares y académicas que son patrimonio musical y cultural de Venezuela. ¡En hora buena, Aldemaro!

 

 Por: Fernando Pérez Barrios

 

Cátedra Libre Historia de la Música Popular Hispanoamericana de la Universidad Centro Occidental “Lisandro Alvarado” dirigida por el Dr. Mario Baptista Troconis.

 

Principal